¿Cómo le doy segundos de gracia a mis clientes?